Juana María garcia Ladron de guevara

 

Este PFC emerge ante el escenario actual de Madrid. La conocida teoría científica denominada “Efecto Mariposa o teoría del caos ” que sostiene que una acción mínima puede generar repercusiones a gran escala, puede ayudarnos a entender lo determinante que es el papel del arquitecto actualmente en la sociedad y el gran alcance que pueden llegar a tener cada pequeña intervención que haga.

Una pequeña perturbación inicial, podrá generar un efecto considerablemente grande, a corto o mediano plazo de tiempo. Y está en nuestras manos gestionar esa perturbación.

Analizando cuatro elementos que diariamente se acumulan de forma invisible en nuestro contexto urbano, este proyecto intenta identificar a tiempo estos componentes y ser capaz de entender las cadenas acumulativas imperceptibles que se van adueñando de la ciudad, para intentar así dar respuestas autómatas y en cadena mediante prototipos que reaccionan a esos signos antes de que se conviertan en situaciones de caos urbano que nos rebasen.

El ruido (O por ejemplo, un simple decibelio más en la M-30), las luces (O ese nuevo haz de luz que se emite en Gran Vía de noche), los gases (Un gramo de CO2 que se suma a los muchos ya acumulados próximos al Retiro) o los ritmos (Un simple flujo más de gente fruto de un horario de tren nuevo en Atocha) pueden hacer que la balanza venza. Y establecen vínculos muy directos con el lugar donde se insertan, encontrando puntos que comienzan a verse afectados antes que otros.

Identificando e interpretando esos vínculos podremos enfrentarnos así a un contexto urbano que enferma a un ritmo frenético, midiéndonos y entendiendo el caos no como algo irremediable sino como una herramienta descomponible y abordable desde la sensibilidad del elemento mínimo, capaz de convertirse en un verdadero aliado proyectivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *